Bases de datos de clientes
Una gran parte del éxito de la empresa consiste en que sus clientes estén satisfechos y atendidos de forma personalizada y, sin duda, una de las herramientas que nos permiten realizar este objetivo es tener en nuestra empresa una buena base de datos de todos nuestros clientes.

Esta base se compondrá de todos los clientes que tiene nuestro negocio o empresa y datos de los mismos, como dirección, teléfono, fecha de cumpleaños y algunas anotaciones que nos permitan personalizar a cada uno. Estos datos nos permitirán estar en contacto con ellos de forma permanente y ofrecer un trato personalizado, al tiempo que sabremos en todo momento quienes son nuestros clientes principales.

Para que nuestra base de datos de clientes sea realmente útil es necesario que tengamos claro qué datos vamos a introducir en ella. De ese modo, evitaremos tener un volumen excesivo de datos que puede que no nos aporte, en el fondo, al información que de verdad nos importa.

También es importante que todos los datos de los clientes estén disponibles en un mismo archivo. Muchas empresas tienen diferentes datos de clientes en distintos apartados, lo que les lleva a no poder controlarlas ni utilizarlas con efectividad. Es necesario crearla en un departamento y de ese modo tenerla centralizada.

El programa que elijamos para crearla dependerá de diferentes factores, como son el tamaño de la empresa, los recursos de que dispongamos e incluso el tipo de cliente al que nos dirigimos.

Para conseguir los datos que van a conformar la base podemos utilizar los contratos de los clientes con nuestra empresa, datos que nos lleguen debido a las actividades que realizamos, como transacciones, facturación, etc. o bien obtener los datos mediante acciones específicamente pensadas para ello, como son los cuestionarios, sorteos con cupones, etc.