Causas de la suspensión del derecho a la prestación por desempleo
Cuando nos quedamos en paro y realizamos los trámites pertinentes, tenemos derecho a percibir la prestación por desempleo. Este derecho, sin embargo, está sujeto a suspensión bajo determinadas causas.

Durante la suspensión, se interrumpe el abono de la prestación y de cotización pero a menos que incurramos en alguna causa de sanción, esta suspensión no afecta al periodo durante el cual tenemos derecho a percibirlo.

Las causas de suspensión son:

- Trasladarse al extranjero para buscar o realizar un trabajo, perfeccionamiento profesional o cooperación internacional por un período continuado inferior a doce meses. En este apartado no se contempla la salida al extranjero por menso de 15 días naturales por una sola vez cada año, siempre que haya sido previamente solicitada al servicio regional de empleo y debidamente autorizada.

- Cumplimiento de condena que implique privación de libertad, excepto si el trabajador tiene cargas familiares y no dispone de ninguna otra renta familiar que exceda del Salario Mínimo Interprofesional, en cuyo caso continuará percibiendo el subsidio si así lo solicita.

- También se suspende por trabajar por cuenta ajena por un periodo inferior a 12 meses, o por cuenta propia durante menos de 24 meses.

- Percibir, durante un periodo inferior a 12 meses rentas superiores al 75% del salario mínimo interprofesional. También lo interrumpe el derecho a percibir la prestación por desempleo el dejar de reunir, durante menos de doce meses el requisito de responsabilidades familiares, cuando haya sido necesario para percibir la prestación.

- También se interrumpe si nos han sido impuestas sanciones por infracciones leves y graves en los términos establecidos en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social durante el período que corresponda, es decir, que hayamos cometido alguna infracción cuya consecuencia sea la suspensión del derecho por un periodo determinado.