5 preguntas clave en una entrevista de trabajo
La entrevista de trabajo sigue siendo decisiva dentro de los procesos de selección de los candidatos a un empleo. Dentro de ella es habitual que se hagan preguntas sobre la trayectoria, formación, experiencia… pero también se formulan cuestiones que son un tanto difíciles de responder y que pueden coger por sorpresa al entrevistado, lo que supone una desventaja competitiva. ¿Cuáles son? Aquí te contamos cinco que son claves en este proceso.

Las preguntas

Una de las cuestiones que el entrevistador puede plantear es que la persona hable de sí misma. En estos casos, lo que se espera es que se comente la vida profesional y se explique la formación, experiencia y logros, pero sin olvidar comentar también las cualidades que se tienen y los objetivos. Es conveniente, además, aportar algún dato que no figure en el currículo.

Otra de las preguntas consiste en saber cómo se ve el candidato dentro de cinco años. Aquí lo que busca el reclutador es saber si se tienen objetivos o aspiraciones profesionales. Pero cuidado, porque la repuesta que se diga debe ser genérica y realista. Una manera fácil de responder es analizar hacia dónde te podría llevar ese puesto de trabajo y alinearlo con metas profesionales más amplias.

5 preguntas clave en una entrevista de trabajo
Sorpresa también puede generar en el entrevistado que se le pregunte por la descripción que haría el jefe de él. Una respuesta con la que se busca conocer realmente al candidato por lo que, más que nunca, conviene no mentir. Además, es importante no hacer comentarios negativos, sino centrarse en positivos que otros jefes hayan hecho de ti.

Preguntar por las debilidades de uno mismo es otra de las cuestiones que se siguen abordando dentro de las entrevistas de trabajo. En este caso, hay que hablar con naturalidad de ellas, además de indicar cómo se intentan corregir de cara al trabajo que se realiza o se tiene que hacer.

Y, finalmente, otra pregunta incómoda durante la entrevista es tener que responder y dar razones por las que se debería ser contratado. Es un momento decisivo para diferenciarse de otros candidatos y poner en valor las cualidades y capacidades. También se puede explicar por qué se quiere ese empleo.