Cómo explicar un despido en la entrevista de trabajo
Uno de los momentos más temidos en la entrevista de trabajo se produce cuando el seleccionador nos pregunta por qué hemos abandonado nuestra empresa anterior. En la actualidad, lo más habitual es que hayamos sido despedidos, pero también puede darse el caso de que no nos hayan renovado un contrato de prueba o de que, por determinadas razones, hayamos decidido abandonar nuestra empresa anterior y buscar un nuevo trabajo. Cuando lleguemos a este punto de la entrevista, que nunca es fácil de solventar, es aconsejable seguir una serie de pautas para salir airosos de él:

Debemos ser lo más honestos posibles. De otro modo, corremos el riesgo de perdernos en nuestra propia mentira o de que el seleccionador compruebe la información que le hemos dado y se dé cuenta de que le hemos mentido, con lo cual habremos quedado fuera automáticamente del proceso de selección.

Es importante intentar responder de la forma menos emocional posible y sin criticar a la empresa en la que anteriormente trabajábamos.

Mientras explicas el motivo del despido, es importante, sobre todo si se debió a un conflicto con la empresa, que hagas referencia a lo que has aprendido de dicha situación, y explica tanto tu conducta o errores como los de tu anterior empleador, aunque sin cargar las tintas deliberadamente. De ese modo, aparecerás como una persona que sabe gestionar un conflicto. Si la causa del despido fue una restructuración de la empresa debida a la externalización del trabajo o a una fusión con otra compañía, poco más tienes que añadir.

Es importante tener muy presente que el hecho de haber sido despedido no nos desvaloriza como trabajadores ni debe avergonzarnos. Por ello, importa mucho la actitud que tengamos a la hora de explicar este punto en la entrevista, haciéndolo con calma y sin demostrar inseguridad.