Cómo redactar una carta de motivación
Al buscar trabajo debemos poner todos los medios para lograr que nuestra candidatura destaque sobre la de los demás y poder lograr así llegar a la entrevista personal y de ahí a la firma del contrato. Además de un currículum bien redactado, y una carta de presentación que exprese lo mejor de nosotros mismos como trabajadores, contamos con otro instrumento para captar la atención del seleccionador, como es la carta de motivación.

Mediante esta carta expresamos nuestra motivación para ocupar una vacante específica que nos interesa cubrir, además de recoger, de forma creativa, los puntos más importantes de nuestro curriculum vitae relacionados con dicho puesto.

Como lo que queremos es destacar sobre los demás, aunque sigamos un modelo determinado de carta de motivación es conveniente mostrarnos tal y como somos, por lo que debemos dedicar tiempo a cada carta que escribamos, haciéndolo de forma creativa pero sin perder la efectividad.

Lo mejor es que la carta no exceda de una página, para que no resulte farragosa de leer. En el encabezamiento nos dirigiremos a la persona que realiza la selección si conocemos su nombre y si no utilizaremos un encabezamiento genérico (Sr/Sra).

A continuación, detallaremos el puesto que solicitamos, como hemos tenido noticia de él y por qué creemos que somos los candidatos más idóneos para dicho puesto, destacando los puntos más importantes de nuestra formación y experiencia, sin ser demasiado detallados ni repetir lo que después aparecerá en el CV.

Después expondremos nuestros conocimientos de idiomas, informática u otra habilidad necesaria para el puesto para terminar destacando cualidades que poseemos y que nos hagan perfectos para el trabajo, aunque sin caer en un autobombo excesivo.

Firmaremos, sin olvidar consignar nuestros datos de contacto y revisaremos la ortografía y la redacción. Recuerda que una buena carta de motivación puede ser un elemento muy efectivo a la hora de encontrar trabajo.