5 claves para mejorar la comunicación del profesional de Prevención
La prevención de riesgos laborales es fundamental en el ámbito de la empresa porque redunda en una ventaja competitiva, además de crear más valor en relación a la competencia. Un área en la que las compañías precisan de profesionales, principalmente, técnicos de prevención de riesgos laborales, que tienen el papel de convencer de las ventajas y beneficios de esa cultura de la prevención, además de persuadir. Esta labor comunicativa no siempre es fácil porque es habitual que en este proceso de comunicación la persona se ponga nerviosa, tenga visión borrosa, sude bastante o se le corte la voz. ¿Qué puede hacerse? Con cinco sencillas claves, el problema está solucionado.

Las claves

La primera de ellas es lanzar un mensaje claro para lo que, previamente, se debe analizar con exactitud lo que se quiere transmitir, además de procurar hacerlo de forma simple con ideas sencillas, cortas y claras, según recomiendan desde IMF Business School.

Otra de las claves es darle importancia a cómo se cuenta ese mensaje –es lo que condiciona el interés del oyente-, y no solo lo que se va a contar. De esta manera, se debe cuidar el orden de exposición de las ideas, el entusiasmo que pone la persona a la hora de comunicar, el tono y la capacidad de persuasión. Además, hay que trabajar con antelación a la comunicación las presentaciones escritas o el lenguaje corporal en los discursos.

5 claves para mejorar la comunicación del profesional de Prevención
En el caso de las presentaciones, es de gran ayuda emplear apoyos visuales para afirmar el mensaje a través de alguna foto, vídeo o gráfico con los que se refuercen las ideas. Un apoyo visual que, para que sea efectivo, igualmente tiene que ser de fácil comprensión.

La actitud a la hora de comunicar es una de las claves más importantes. Siempre es importante que sea positiva, además de tener pensamientos no negativos que ayudarán a comunicar adecuadamente. Frases como “todo va a ir bien” o “la presentación va a ser todo un éxito” son útiles.

Y, finalmente si las palabras, actitud y forma de comunicar son relevantes, no lo son menos los silencios, que son necesarios en toda la comunicación. El consejo a seguir es dejar un tiempo para la reflexión y no interactuar de forma rápida porque todo mensaje requiere una estrategia comunicativa.