Las claves del e-mail para uso laboral
El correo electrónico es de gran ayuda para estar en contacto con muchas personas y es muy útil a la hora de trabajar, al igual que cuando se está buscando un empleo. Sin embargo, enviar un e-mail por motivos laborales requiere de una serie de cuidados para que sea totalmente correcto, no se cause mala impresión y se cierren puertas en lugar de abrirlas.

Las claves

La primera de ellas es evitar utilizar las mayúsculas porque en el lenguaje de Internet se interpreta que se está gritando por lo que el contenido puede entenderse como ofensivo. Un uso que, por lo tanto, debe limitarse, sobre todo, en el asunto del mensaje.

Los signos de exclamación o interrogación, así como los puntos suspensivos, negritas… no deben utilizarse demasiado, siendo recomendable solo en aquellos casos en los que sea necesario y siempre bajo las reglas ortográficas correctas.

El asunto del mensaje también debe ser claro y conciso. Es importante que incluya toda la información principal para que el lector no pierda tiempo buscando lo que es y no relevante.

Las claves del e-mail para uso laboral
El lenguaje que se emplea debe ser también motivo de atención, teniendo que elegir palabras sencillas y sin adornos para evitar confusiones lo que conlleva a dejar a un lado los gifs, imágenes animadas o el uso de emoticonos, entre otros.

El lenguaje sencillo y directo no tiene que ser sinónimo de mala educación. Palabras como “por favor” o “gracias” son siempre bien valoradas. También hay que tener cuidado con la despedida, que debe ser correcta, huyendo tanto de formas coloquiales como “besos” a las excesivamente formales.

Y, por supuesto, se deben evitar las faltas de ortografía que, aparte de estar mal vistas, hace que el lector tarde más tiempo en leer el e-mail, según indican desde Universia. Otra clave es cerciorarse de que se ha adjuntado el archivo antes de enviarlo en el caso de que se haya añadido.

Finalmente, cuidado también con la cuenta de correo electrónico, que debe ser seria, recomendándose que incluya el nombre, al igual que la firma del e-mail en la que no hay que poner dibujos, emoticonos…