Las cualidades clave de un buen líder
Ser un líder no siempre es fácil, y ser un buen líder, todavía es más complicado a pesar de que cada día es más importante en la empresa y en la gestión de equipos. Pero, ¿qué cualidades tiene que tener un buen líder? Lo cierto es que a lo largo del tiempo han variado en función de la evolución de las empresas y de la coyuntura económica. Aquí contamos las diez claves que son más demandadas hoy en día.

Las cualidades

Una de ellas es la confianza que debe generar a los trabajadores, lo que se consigue por su capacidad de tomar decisiones empresariales y ejecutarlas de manera correcta, lo que pone de manifiesto ese liderazgo, según indican desde PageGroup.

El buen líder también tiene que fijar objetivos que se compartan con el resto de los empleados de su equipo, aparte de contribuir a que cada uno comprenda lo que puede hacer para que la compañía consiga el éxito.

Los valores corporativos siempre son importantes en la empresa, pero máxime en el buen líder, que debe hacerlos suyos, predicando con el ejemplo. Además, debe ser capaz de comunicarlos al resto de la plantilla.

Las cualidades clave de un buen líder
Aparte de esos valores corporativos, el buen líder se caracteriza por tener fuertes convicciones, es decir, que dice y apuesta por lo que cree, así como por su gran capacidad de comunicación de esos valores y convicciones con el fin de ser más transparente y promover la honestidad en el puesto de trabajo.

El buen líder tiene que tener a su vez capacidad para enseñar y transferir conocimiento, ayudando a sus colaboradores, al igual que saber recompensar los buenos comportamientos y las acciones que se han realizado bien porque así se crea una cultura que motiva a su equipo a seguir trabajando en la correcta dirección.

Otra de las cualidades es su capacidad para afrontar el cambio y buscar oportunidades en tiempos agitados y difíciles, aparte de tener presentes todas aquellas cualidades que, cuando se comenzaban en la carrera profesional se buscaban en un líder.

Y, por supuesto, se cuida y descansa lo suficiente y sabe conciliar vida laboral y familiar, lo que le ayuda a afrontar cualquier reto.