Todo lo que dice a tu jefe tu lenguaje corporal
La comunicación entre un jefe y el empleado no solo se limita a las palabras que se pueden pronunciar, sino también a los gestos que se hacen al hablar o bien cuando se le está escuchando. Es el denominado lenguaje corporal, que conviene cuidar para que no nos juegue una mala pasada y se diga con los gestos lo contrario de lo que se pronuncia y se quiere decir. Pero, ¿qué significado tienen los gestos?

Las claves del lenguaje corporal

La cara es uno de los principales focos en los que los jefes suelen fijarse para detectar gestos y reacciones cuando se está hablando. Y, si estabas pensando en no mover ni un músculo para que no se note lo que realmente se tiene en la cabeza, no es una buena opción porque un rostro inexpresivo se tiende a interpretar como no se tiene interés en lo que se está hablando.

Además del rostro, la posición del cuerpo también da indicios de cómo se es. De esta manera, permanecer con las piernas ligeramente abiertas y los brazos en las caderas, se indica que se es una persona poderosa, aparte de denotar cierta agresividad. En el caso de los hombres, se valora ligeramente mejor esta posición que en las mujeres porque en ellas se interpreta que no saben controlar las emociones.

Todo lo que dice a tu jefe tu lenguaje corporal
Actos y acciones enérgicas y positivas tienden a mostrar que se puede ser un buen líder, además de poner de manifiesto que se tiene carisma, mientras que la compasión se comprende como un valor al alza porque, en el supuesto contrario, se ve a la persona como fría, indiferente y distante.

Otro de los gestos que delatan a las personas es cuando se estrecha la mano. Si este gesto se hace de una manera débil, se entiende que se es deshonesto, mientras que si se aprieta demasiado la mano de la otra persona se interpreta que se es dominante o autoritario.