Seguros de viaje de las tarjetas de crédito
Cuando viajamos a otro país siempre se recomienda contratar un seguro médico. La asistencia sanitaria no es gratuita cuando ponemos pies en el extranjero y los hospitales privados no suelen ser baratos. Por eso es fundamental subirse al avión con un seguro que nos cubra en caso de accidente o enfermedad. Viajar con la tranquilidad de que podremos visitar a un médico si lo necesitamos es algo que no tiene precio.

Seguramente habrás escuchado que muchas personas te dicen que su tarjetas de crédito incluyen un seguro de viaje. Pero llegados a este punto conviene saber qué coberturas suelen tener y cómo se diferencian del resto de seguros de viaje. ¿Son suficientes o conviene contratar otro seguro adicional? Dudas más que habituales para cualquier persona que se decide emprender un viaje, ya sea de pocos días o de larga duración en un país donde no tiene residencia.

De entrada es importante que sepas que solamente algunas de la tarjetas de crédito usadas en España, así como algunas de débito, tienen asociadas coberturas propias de los seguros de viaje tradicionales. Aunque todas ellas tienen un requisito fundamental, debes utilizarlas para pagar el viaje. Una vez que conozcas si tu tarjeta de crédito o débito incluye un seguro con coberturas en viaje, lee bien las condiciones generales, las exclusiones y los gastos cubiertos.

Es importante tener en cuenta que en caso de pérdida de tarjetas la cobertura del seguro puede reducirse o ser anulada, especialmente porque es necesario cancelar la tarjeta para evitar que alguien pueda utilizarla de forma fraudulenta.

Seguros de viaje de las tarjetas de crédito
La principal diferencia de los seguros de viaje vinculados a las tarjetas de crédito frente a aquellos contratados por el viajero en una correduría de seguros es que los primeros tienen cobertura fuera de España, mientras que los segundos se pueden contratar en función de la necesidad para viajes dentro del territorio nacional o viajes en el extranjero.

En líneas generales, los seguros asociados a tarjetas de crédito se aplican a trayectos y estancias en el extranjero abonados con este método de pago. Sus coberturas incluyen enfermedad grave, accidente o fallecimiento del asegurado, cubriendo gastos médicos de hasta 18.000 euros por norma general, así como los gastos de repatriación o transporte sanitario si fuese necesario.

En el caso de los seguros ofertados por las compañías aseguradoras los límites de gastos médicos y odontológicos son bastante más amplios, llegando a cubrir hasta 100.000 euros. Los gastos de repatriación y transporte sanitario hasta el hospital o domicilio también se incluyen, así como el envío de medicamentos no existentes en el extranjero y la contratación de un intérprete en caso de hospitalización.

En conclusión, los seguros de las tarjetas pueden servirnos de cobertura en caso de emergencia médica en el extranjero pero tienen sus limitaciones, si vas a ir a un país de alto riesgo o te vas a quedar durante varias semanas es recomendable contratar un seguro de viaje con mayores coberturas y atención telefónica en caso de necesidad.