Trabajar como hombre de compañia
Una de las profesiones que más está creciendo entre un público masculino es la de hombre de compañía. Normalmente son chicos muy educaos, serviciales y dispuestos a hacer realidad las fantasías de sus clientas. La gran mayoría son contratados para acompañar a mujeres a cenas o eventos de lujo, donde la presencia o ir bien acompañado es muy importante para no quedarse fuera del circulo social.

Normalmente se les asocia con relaciones sexuales, pero lo cierto es que muchos de estos hombres no acceden a este tipo de servicios. Para trabajar como hombre de compañía es imprescindible ser muy detallista y cuidarse físicamente. Para más información te recomendamos consultar en alguna agencia de contactos seria y responsable. No hay muchas. También puedes consultar trabajar como gigoló.

Cada vez más hombres se dirigen a agencias profesionales para ofrecer su tiempo y en ocasiones algo más. El perfil que buscan son hombres educados, con cierto nivel cultural que puedan mantener una conversación profunda sobre cualquier tema y también con buen aspecto. Por ejemplo, una mujer de 35 años que busca alguien que le acompañe no un físico perfecto, sino que busca también alguien con el que poder compartir sus ideas, problemas o desafíos en cualquier ámbito de su vida.

Muchos vienen preguntando cuales son los precios de mercado. Pues bien, en este sentido una de las agencias consultadas nos comenta que pueden ir desde los 200 euros la hora hasta los 1.500 euros por día completo con alojamiento incluido, no necesariamente para practicar artes amatorias, pero para estar relajados y prestar la atención que la clienta reclama. También existe la posibilidad de que hombres contraten estos servicios.

Existen muchos mitos al respecto a esta profesión y de hecho muchas personas no son consciente que existe demanda. Pero ya es una realidad en nuestra sociedad y no solamente en España, en otros países de América Latina también se está implantando.