Trabajar de niñera (aupair) en una casa encantada
Muchos estudiantes se preparan para sus vacaciones de verano, el momento perfecto para descansar pero también para viajar, trabajar o disfrutar de nuevas experiencias. En los últimos años cada vez más jóvenes se van unos meses a países del norte de Europa a trabajar como niñeras, un término que en el mundo anglosajón también se conoce como au pair. La ocasión perfecta para no solamente conseguir unos ingresos extras pero también para practicar el inglés.

El caso es que hemos encontrado una oferta de empleo cuanto menos curiosa: 56.000 euros al año por cuidar de dos niños de 5 y 7 años en un ciudad escocesa. ¿Cuál es el secreto? Que la casa está encantada y según dicen deambulan espíritus de personas muertas. Algo que no todo el mundo está dispuesto a vivir en sus carnes. Lo cierto es que da mucho miedo, pero por otra parte, es mucho dinero y el trabajo tampoco parece demasiado complicado.

La oferta de empleo ha sido publicada en la web Childcare, una página que pone en contacto a niñeras con padres que buscan que cuiden de sus hijos, la oferta dice así:

Buscamos a una excepcional niñera interna para disfrutar de nuestra familia en Scottish Borders. Tenemos dos niños de 5 y 7 años y vivimos en una encantadora, espaciosa e histórica propiedad con unas vistas espectaculares.

Las tareas a realizar son las básicas: hacer el desayuno, preparar a los niños para la escuela, dejarlos y recogerlos en el colegio, ayudarles a hacer los deberes y prepararlos para ir a la cama. Es imprescindible tener un nivel medio de inglés. Al parecer los padres son personas muy ocupadas en sus trabajos y en ocasiones pueden pasar hasta 4 noches por semana fuera de la residencia familiar.

Lo mejor de todo es el sueldazo: está encantadora familia (nunca mejor dicho) ofrece 50.000 libras brutas anuales (al tipo de cambio son unos 57.000 euros al año) y 28 días de vacaciones más los días festivos correspondientes. El problema viene cuando, en el anuncio, la familia advierte de que la casa está encantada, es algo que ya conocían cuando se mudaron pero no les importó, dicen que se han acostumbrado a vivir entre fantasmas.

¿Te atreverías a trabajar con ellos? Al parecer, hasta 5 niñeras han renunciado al puesto en el último año debido a que han presenciado diferentes fenómenos paranormales como cristales rotos, ruidos extraños o muebles en movimiento. La familia asegura que ellos no han presenciado nada, ya que siempre ha ocurrido cuando estaban fuera de casa… miedo, mucho miedo.